Resumen del Matutino
Clamor por Venezuela, con el Pastor 
José Ángel Hernández
una nación que está de parto y por Elkhart IN.
Movimiento de intercesión por las Naciones INC
Iglesia Misionera Getsemaní , Elkhart IN.
Muy buenos días tengan todos los hermanos y amigos y se conectan en el día de hoy martes 21 de mayo del año 2019, reciban un cordial saludo de vuestro consiervo en Cristo, su hermano José Hernández transmitiendo hoy desde la ciudad de Chicago, estamos disculpen a las afueras de Chicago pero todo el entrenamiento lo estamos recibiendo en la ciudad de Chicago, reciban un cordial saludo en el día de hoy, estoy hablando un poco bajito porque tengo gente a mi alrededor y no quiero causarles incomodidad a las otras personas que están hospedadas acá en el hotel, gloria al Señor, vamos a tener la lectura de la Palabra en el salmo 83, vamos a leer unos cuantos versículo que hay acá, dice así la Palabra del Señor:
Salmo 83 1Oh Dios, no guardes silencio; No calles, oh Dios, ni te estés quieto. 2Porque he aquí que rugen tus enemigos, Y los que te aborrecen alzan cabeza. 3Contra tu pueblo han consultado astuta y secretamente, Y han entrado en consejo contra tus protegidos. 4Han dicho: Venid, y destruyámoslos para que no sean nación, Y no haya más memoria del nombre de Israel. 5Porque se confabulan de corazón a una, Contra ti han hecho alianza 6Las tiendas de los edomitas y de los ismaelitas, Moab y los agarenos; Gebal, Amón y Amalec, Los filisteos y 7 los habitantes de Tiro. También el asirio se ha juntado con ellos; 8Sirven de brazo a los hijos de Lot. Selah Hazles como a Madián, 9Como a Sísara, como a Jabín en el arroyo de Cisón; Que perecieron en Endor, Fueron hechos como estiércol para la tierra. 10Pon a sus capitanes como a Oreb y a Zeeb; Como a Zeba y a Zalmuna a todos sus príncipes, 11Que han dicho: Heredemos para nosotros Las moradas de Dios. 12Dios mío, ponlos como torbellinos, 13Como hojarascas delante del viento, Como fuego que quema el monte, 14Como llama que abrasa el bosque. Persíguelos así con tu tempestad, Y atérralos con tu torbellino. 15Llena sus rostros de vergüenza, Y busquen tu nombre, oh Jehová. 16Sean afrentados y turbados para siempre; Sean deshonrados, y perezcan. 17Y conozcan que tu nombre es Jehová; 18Tú solo Altísimo sobre toda la tierra.
Gloria al Señor, es una porción que me impacta porque la comparo un poco con la situación venezolana, con esa negociación que tuvieron realizando y más con el alarde que hizo Nicolás Maduro donde habló acerca de la buena negociación que se hizo en Noruega y que además de ello convoca a la asamblea nacional para realizar unas elecciones que se les vencen en el año 2020 a la asamblea nacional y por otra parte extienden el dominio, la vida de la asamblea nacional constituyente hasta el 2020 porque es precisamente la fecha cuando corresponde realizar las elecciones del parlamento pero todo esto mis amados hermanos, vemos allí, como se confabulan todas estas naciones porque todos quieren echar la mano de Venezuela, como es el caso de los rusos, el caso de los cubanos, el caso de los chinos y de Turquía que está haciendo acá la mejor negociación con el oro venezolano.
Pero, tengamos presentes de que Dios va a cumplir su Palabra y que esta nación no va a ser entregada definitivamente en las manos del diablo ni tampoco en las manos de la oposición, aunque ambos son diablo, recordemos que ambas son rameras y están haciendo una negociación o ya hicieron la negociación entonces nosotros tenemos la Palabra del Señor que nos ha prometido y la Palabra de Dios como decía mi padre “hijo mi palabra es un documento”, la Palabra de Dios es un documento que tiene 66 libros y cuando Dios empeña su Palabra él se preocupa para ponerla por obra.
Así estará la situación en el gobierno que estuve leyendo la noticia donde dice que Isaías Rodríguez, el defensor del puesto, el vicepresidente de la república de Venezuela, había renunciado a la embajada, al trabajo diplomático que realizaba en Italia, donde le envía una carta pública a Nicolás Maduro diciendo de que no podía seguir respaldando ese proyecto y donde no podía seguir conviviendo con las serpientes que hay en el gobierno, el hecho de que Isaías Rodríguez renuncie, eso no lo exime, ni lo convierte tampoco en héroe, es una persona tan culpable como todos ellos y que además, se ha enriquecido y ha tomado del dinero público, el dinero de los venezolanos.
Entonces, que esta noticia no sea un motivo de alegría y decir “se cambió”, la culebra cambia de piel pero no de naturaleza sigue siendo la misma culebra venenosa por lo tanto ni a él ni a Luisa Ortega con todo lo que está haciendo, ni a Miguel Rodríguez Torres ni a ninguno de los chavistas que se retracten y que se separen de Nicolás Maduro, ninguno de ellos queda eximido de su responsabilidad y de su compromiso, es por ello que la justicia de Dios está cayendo.
Nosotros como humanos queremos implementar nuestra justicia pero Dios es rico en misericordia y su entendimiento no hay quien lo alcance, él sabe cómo aplicar la justicia y por ello vemos a un Miguel Rodríguez Torres, un hombre que cuando fue ministro se encargó de reprimir, de participar o de ser el responsable de la muerte de más de 40 venezolanos en las protestas del 2017 y allí lo vemos como la justicia de Dios lo alcanzó allí en la cárcel y con los mismos personeros a quienes respaldo pero damos gloria a Dios porque sabemos que estamos en ese proceso profético, que Dios va a seguir acortando los tiempos, que todo lo que ellos hayan maquinado, lo que ellos hayan planificado va a redundar en el aceleramiento de los tiempos proféticos, gloria al nombre del Señor o como una parte del aceleramiento para que se pueda apreciar la corrupción, la componenda, la participación de las dos ramera que ninguna de ellas está por Venezuela.
Vamos hermanos entrar en oración, el tiempo que tengo es corto, gloria al Señor, estamos transmitiendo con una hora, para mí aquí ahorita son las 4 para y para Venezuela y Elkhart son las 5 de la mañana, vamos a entrar en oración, vamos a pelear la batalla del día de hoy para que contribuyamos de esta manera con esa parte del proceso profético que corresponde al día de hoy.
Señor mi Dios te damos gracias en el poderoso el nombre de tu amado hijo Jesús, gracias te damos en esta hora porque a pesar de la incomodidad, Señor con la que estamos transmitiendo, que tenemos gente, Señor, a nuestros, alrededores y debemos tratar al máximo de no perturbar sus sueños, nosotros estamos aquí reunidos para adorar, para exaltar y glorificar tu santo nombre, para darte gracias, Señor, porque nosotros sabemos que nuestra oración es oída, Señor, en lo alto, que tú nos oyes, que tú nos imparte la respuesta, que cada día nosotros podemos ver, podemos apreciar, Señor, el cumplimiento de esa Palabra en el acortamiento de los tiempos y en el apresuramiento del mover profético.
Nosotros clamamos en esta hora para que tú nos ministres con la autoridad de tu Palabra, para que tu rompas cadenas en nuestra vida, para que tú nos ministres con autoridad y con poder, para que intervenga conforme a tu gracias, a tu misericordia, a tu benevolencia, Señor, y a tu justicia, nosotros te damos gracias, te damos honra, alabanza y adoración, aquí estamos ante tu presencia, Señor, para que tú intervenga en nuestra vida, necesitamos ser llenados por tu Espíritu Santo, necesitamos ser bautizados, necesitamos, Señor, ser ungido con un aceite fresco que pudre los yugos y requeridos además de ello, Señor, que tú nos administres, ayudándonos a vestirnos con toda tu armadura espiritual para que nosotros, mi Señor, podamos Padre ver manifestada tu gloria, en el momento, Señor, de esta batalla.
Nosotros pedimos que tú actives los dones del Espíritu, que tu Espíritu Santo, Señor, se active en nuestra vida, activa los dones de tu Espíritu en cada uno de nosotros, porque necesitamos poder, necesitamos virtud, necesitamos esas manifestaciones gloriosas ya que los tiempos son malos, son peligrosos y requerimos, Señor, estar artillados, blindados, acorazados, para la gloria y honra de tu santo y divino nombre.
Espíritu Santo de Dios, aquí estamos como remanente tuyo, como instrumentos poderosos en tus manos para pelear, Señor, esta batalla espiritual, aquí está nuestra vida para que tú la llenes, para que tú la unjas, para que tú la toques con tu santidad, Señor, allí está el equipo que me acompaña, Señor, tú los conoces a cada uno, Señor, tú sabes las labores que ellos realizan, Señor, para obtener la noticia, para obtener la información, Señor, para buscar la revelación, Dios mío.
Nosotros clamamos para tú pongas tu mano poderosa en cada uno de mis hermanos y hermanas, Señor, que participan en este proceso de liberación, ese equipo, Señor, que tú ,me has concedido, que a pesar de que no nos conocemos personalmente, Señor, tú nos has unificado, Dios mío, para realizar este trabajo y para lograr, Señor, que esta Palabra profética alcance la mayor cantidad de personas.
Nosotros los ponemos bajo tu cobertura los ponemos bajo la cobertura, Señor, nosotros enviamos sobre ellos, Dios mío, la santidad que tú los toques con tu santidad, que tú nos ministres y nos capacites, para que nosotros podamos ser esos instrumentos poderosos que tú quieres, Señor, en tus manos, aquí estamos para que rompa las cadenas, ligaduras, ataduras, para que quites toda aflicción, nosotros echamos toda nuestra ansiedad sobre ti, porque tú tienes cuidado de nosotros.
Nosotros clamamos, Señor, intercedemos para que toda depresión, toda malicia, Señor, que esté atacando a tu remanente nosotros lo sujetamos por la Palabra, en el nombre poderoso de Jesús y ordenamos ahora mismo que se aparte en el nombre glorioso y portentoso de Jesucristo, Señor mío, por tu Palabra, porque tu Palabra, Señor, es verdad.
Aquí está nuestra vida para que tu ministres la sanidad, para que tú toques esos cuerpos que se encuentran enfermos, que se encuentran convalecientes, que tú los toques en este momento, para que tú ministres, Señor, conforme a tu gracia y a tu misericordia, oh Espíritu Santo de Dios.
[Oración en lenguas]
Espíritu Santo de Dios, bendita es la gloria de tu nombre, necesitamos llenura, necesitamos unción, necesitamos poder, necesitamos testificar con poder, con autoridad, necesitamos que nos ayudes, Señor, para los días malos que vienen, que tú nos guarde, Señor, de toda malicia del diablo porque tú nos prometiste, Señor, tú nos dijiste que la única señal de garantía era que la santidad estuviera en nuestras vidas, estuviera escrita en los dinteles de nuestras casas y hoy nosotros clamamos para que tú nos santifiques con tu verdad, porque tu Palabra, Señor, es verdad y nosotros clamamos para que tú nos toques, para que tú nos ministres, para que tú nos llenes, para que tú nos capacites en el día de hoy para que nosotros podamos pelear esta batalla, Señor, y salir victoriosos de ella en el nombre poderoso de Jesús de Nazaret, por tu Palabra gloriosa en el nombre de Jesús de Nazaret.
Nosotros suplicamos, Señor, que tu ministres en la vida de cada siervo tuyo, Señor, que tu ministres en la vida de los hijos, de los nietos, Dios mío, de tus ministros, de tus líderes, de tu iglesia, mira aquellos hombres y mujeres fieles, Señor, que están al tanto del conocimiento de tu Palabra, de esa Palabra profética que entregaste, Señor, que en el día de hoy ellos se encuentran angustiados y preocupados, Señor, porque tienen nietos, porque tienen hijos, Señor, aún que están en la adolescencia, Señor, y hay una Palabra, Dios mío, que tú declaraste de que muchos jóvenes serían reclutados y sometidos a un servicio militar obligatorio pero declaraste, Señor, que nosotros debíamos clamar por nuestros hijos pues cosas terribles se avecinaban sobre ellos, ellos verían lo que nosotros no veríamos y ellos pudieron apreciar, Señor, en las escuelas, ellos pudieron apreciar, Dios mío, toda esta trama, Dios mío, qué ministraron a través de la brujería, de la hechicería, Padre, pero nosotros hemos clamado por nuestros familiares, hemos clamado por nuestros hijos, por nuestros nietos, Señor, hemos intercedido por ellos y nosotros, Señor, cumplimos tu Palabra, fortaleciéndonos, Señor, en tu presencia.
Aquí estamos nosotros, Padre, para que tú nos ministres, para que tú les ayudes, para que tú pongas la convicción en el corazón de estos hombres y mujeres, Señor, miembros de tu cuerpo, de tu iglesia, Señor, que ninguna arma forjada prevalecerá contra ellos, Señor, que sus nietos, que sus hijos menores que están, Señor, propensos a ser reclutados, Señor, serán guardados en el nombre poderoso de tu amado hijo Jesucristo, nosotros lo declaramos, nosotros enviamos la paz, enviamos la tranquilidad sobre la vida de estos corazones, enviamos la provisión de lo alto, Señor, a tu remanente, nosotros la enviados en el nombre de Jesús de Nazaret, queremos, Señor, que esa peña, Dios mío, que le servía continúe, Señor, fluyendo el agua, fluyendo el milagro en el nombre poderoso de Jesús de Nazaret, Señor mío, por tu Palabra, porque tu Palabra, Señor, es verdad, en el nombre glorioso de Cristo Jesús, Señor por tu Palabra, en el nombre glorioso y portentoso de Jesucristo.
[Oración en lenguas]
Dios mío acorta los tiempos, acórtalos, Señor, tú nos prometiste, Señor, que en el juicio para Venezuela no sería largo como el de Cuba, Señor, y nosotros llevamos veinte años, Señor, experimentando este juicio, hoy nosotros clamamos para que tú acortes los tiempos y que en esos tiempos acortados sean acelerados para que venga el cumplimiento, Señor, de esa Palabra profética y tú puedas levantar, Dios mío, puedas levantar, Señor Dios mío, esa Palabra, Dios mío, que Venezuela va a experimentar los dolores de parto, Señor, para que esta Venezuela los experimente y pueda parir a esa nueva Venezuela. Aquí estamos nosotros, Señor, como Sifra y Fúa esperando, Señor, el parto de la vieja Venezuela para recibir esta nueva Venezuela, Señor, para cuidarla, para protegerla, para cubrirla, Señor, en oración y en santidad, en el nombre glorioso del Cristo Jesús, nosotros lo declaramos, Señor.
Ahí están las fuerzas antagónicas que se levantan, Señor.
[Oración en lenguas]
Espíritu Santo, amigo mío, compañero fiel, aquí estamos, Señor, para recibir, Dios mío, esta nueva Venezuela, nosotros clamamos por la nueva dirigencia, Señor, espiritual, por la nueva dirigencia política, Señor, que tú vas a entregar en Venezuela, tú vas a hacer una renovación, Señor, en las autoridades eclesiásticas, Señor, porque tú vas a hacer un cambio, Señor, y vas a alinear, Dios mío, a cada organización eclesiástica, Señor, a lo que establece tu Palabra, a lo que dice la Biblia, Señor, nosotros damos gloria y honra porque tú estás cambiando el liderazgo espiritual, Señor, en Venezuela, para poner esos hombres y mujeres aguerridos, procesados, Señor, Dios mío, en esta situación profética, Señor, para tener, Dios mío, la responsabilidad de conducir los destinos espirituales de tus iglesias, de tus organizaciones, Señor, que tienes, Dios mío, en Venezuela. Oh Espíritu Santo de Dios, oh Espíritu Santo de Dios.
[Oración en lenguas]
Oh Señor, te damos gracias porque tú vas a quitar el sectarismo, vas a quitar, Señor, el parcelarismo en Venezuela, Señor, gracias porque tu iglesia en Venezuela va a ser una, Señor, tú vas, Dios mío, a limar todas aspereza, tú vas a quitar, Señor, Dios mío, toda presunción humana, tú vas a quitar, Señor, todo aquello que está impidiendo, Señor, que tu reino, que tu gloria se manifieste, Señor, en nuestra nación, por lo tanto nosotros clamamos por esa unificación, Dios mío, de tu iglesia porque tú quieres una sola iglesia en Venezuela, porque una sola es tu iglesia, tú acabarás con el denominacionalismo. Espíritu Santo de Dios, amigo, compañero fiel.
[Oración en lenguas]
Oh Espíritu Santo, te damos gracias, porque tu acabarás, Señor, con las dictaduras espirituales en el nombre poderoso de Jesucristo, Padre de la gloria una nueva diligencia espiritual, una nueva dirigencia, Señor, de tu iglesia, una nueva dirigencia, nuevos ministerios pastorales, tú levantas para esta nueva Venezuela, por tal motivo, Señor, tú has sacado a muchos ministros, Señor, aunque no haya sido, Señor, por un mandato tuyo pero han salido conforme a tu voluntad porque tú levantas un nuevo pastorado, Señor, en la iglesia, tú levantas, Señor, los cinco ministerios en la iglesia, tú levantas apóstoles que en verdad lo son, tu levantas profetas, tú levantas evangelistas, levantas pastores y maestros porque tú comienzas a restaurar el orden espiritual en el nombre poderoso de tu amado hijo Jesucristo.
[Oración en lenguas]
Oh Espíritu Santo de Dios, Señor, tu traes un cambio, tú sacas, Señor, de esas posiciones eclesiásticas y ministeriales, de esas posiciones conciliares, Señor, a muchas personas, tú los vas a sacar, Señor, tú vas a poner gente nueva, tú vas a poner gente conforme, Señor, a tu corazón, tú vas a poner gente, Señor, procesada, Dios mío, gente procesada en todo este acontecer profético, oh Espíritu Santo, tú traes un cambio, tu traes una renovación, tu traes hombres nuevos.
[Oración en lenguas]
Oh Espíritu Santo de Dios, amigo mío, compañero fiel, te damos gloria, te damos honra, porque tú mueves tu mano, oh bendita la gloria del Señor, hermano, para mí es un dolor decirte estas palabras pero hay ministros, líderes conciliares que no seguirán ministrando como líderes conciliares porque Dios trae una renovación, aquellos hombres que tenían años, años, gobernando, dirigiendo, presidiendo van a ser removidos, así que prepárate para entrar en otra esfera, prepárate para entrar en la esfera que Dios quiere que tú entres porque Dios levantará un nuevo liderazgo espiritual en Venezuela, líderes procesados, quebrantados que emergen
[Oración en lenguas]
Oh Espíritu Santo de Dios, oh Espíritu Santo de Dios, aquí estamos, Señor, cambia.
[Oración en lenguas]
Muchos ministros, muchos líderes conciliares han sido pesados y han sido hallados faltos, sus corazones han sido examinados por Dios y Dios ha visto lo que hay en ellos, por tal motivo muchos serán removidos, muchos serán removidos por medio de una persecución otros serán removidos porque Dios los hará cesar de esa función presbiteral.
[Oración en lenguas]
Dios levanta nuevos ministerios, ministerios poderosos, llenos de la presencia de Dios.
[Oración en lenguas]
Oh Espíritu Santo, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos dala a conocer, en la ira, Señor, acuérdate de tu misericordia, oh Dios de los ejércitos, de Dios viene de Temán, y el Santo, del monte Parán. Selah Su esplendor cubre los cielos, y de su alabanza está llena la tierra, Y el resplandor fue como la luz; Rayos brillantes salían de su mano, Y allí estaba escondido su poder. Delante de su rostro iba mortandad, Y a sus pies salían carbones encendidos. (Habacuc 3:3-5). oh Jehová de los ejércitos, aquí estamos declarando tu Palabra declarando tu Palabra, Señor, la cual va a ser dura y dolorosa para muchos hombres, Señor, están presidiendo pero que ya tú les has declarado que viene un cambio, Señor, total para la nación que no solamente nos darás una dirigencia política nueva sino que darás una dirigencia espiritual nueva, Señor, que tú vas a unificar tu iglesia en medio de la persecución y el dolor serán uno no serán la iglesia de Dios, no serán conocidos por el nombre de su concilio sino por la iglesia, por el ministro, por el siervo de Dios.
Oh Espíritu Santo, amigo mío, necesitamos que tu nos llenes, necesitamos esa unción especial, Señor, porque sabemos que muchos no van a poder resistir, Señor, esta Palabra, muchos le va a costar, Señor, soltarse del campo que por años, Señor, han ejecutado y van a tratar, Dios mío, por cualquier medio, Dios mío, de perpetuarse pero tú eres el que pone reyes y quitas reyes, Señor y llegó el tiempo del cambio, del movimiento en el nombre de Jesús de Nazaret, Oh Espíritu Santo de Dios, amigo mío, compañero fiel.
Aquí estamos, Padre, pidiéndote, Señor, que toda obra del maligno, Señor, que quiera, Señor, impedir que tu Palabra profética se cumpla, tal cual como tú la has revelado, nosotros los quebrantamos con la autoridad de tu Palabra, los sujetamos en el nombre de Jesús de Nazaret, Señor y al abismo los lanzamos, nosotros queremos ver tu gloria manifestada en este lugar, nosotros queremos ver tu gloria en la nueva Venezuela, Señor, en el nombre de Jesús de Nazaret por tu Palabra, lo declaramos ahora en el nombre de Jesucristo, por tu Palabra porque tu Palabra es verdad y nosotros pedimos que tú obres, que tu ministres, que tu manifiestes poderosamente en el nombre de Jesús, Padre.
Nosotros pedimos que tu bendigas esta ciudad de Chicago, que tu ministres, que tu intervengas poderosamente en el nombre glorioso de Cristo, que tu ministres conforme a tu gracia, en el nombre glorioso de Jesús de Nazaret. Nosotros te damos gloria, te damos honra, te damos alabanza y adoración.
Nosotros clamamos, Señor, por la ciudad de Elkhart, Señor, para que tú la bendigas, para que tú la guardes, para que la escondas con Cristo en Dios, para que tu ministres conforme a tu gracia, a tu benevolencia, a tu justicia, en el nombre poderoso de Jesucristo, nosotros lo creemos por tu Palabra, Señor, porque tu Palabra es verdad, te damos gloria, te damos honra, Señor que tú nos bendiga, que tú nos guardes, pon tu mano, Señor, sobre todos aquellos que han solicitado la oración, Señor, sobre los que están enfermos, los que están desempleados, los que están en una situación crítica, nosotros clamamos para que tus ministres y te manifieste poderosamente operando, Señor, en sus vidas, en el nombre poderoso de tu amado hijo Jesucristo, nosotros lo creemos y lo declaramos por tu Palabra, Señor.
Que tu bendición viene, que la transformación espiritual de nuestras ciudad se da, Señor, que tú vas hacer algo glorioso y extraordinario, en el nombre poderoso de Cristo, nosotros te damos gracias, Señor, nosotros bendecimos a Israel, nosotros proclamamos la victoria en el nombre poderoso de Cristo y creemos, Señor, a tu Palabra gloriosa y portentosa, pon tu mano, Señor, sobre cada hebreo, para que sea tocado en su corazón y su vida, para que se conviertan, se compunjan, Dios mío y puedan convertirse a ti de todo corazón, con todas sus fuerzas, con toda su mente en el nombre de Jesús de Nazaret, gracias te damos en el nombre de Jesús, amén.
Bien mis amados hermanos hemos llegado prematuramente al final de la transmisión, mañana buscaré un lugar en el lobby donde podamos transmitir con toda normalidad o de lo contrario estaremos viéndonos el día 23, en caso tal que las condiciones no mejore y tengamos huéspedes a nuestro costado que les incomode la oración, ya que aquí son las 5 de la mañana, bueno así que mis amados hermanos damos gracias al Señor por el respaldo, por la bendición y mañana estaremos haciendo el espacio y el lugar para hacer una nueva transmisión, Dios me los bendiga, Dios me les guarde, recuerden de compartir este clamor con todos aquellos que lo puedan recibir, Dios me los bendiga, Dios me los guarde.
Transcripción Yaneisy Tersek
Fuente: https://www.facebook.com/Clamor-por-Venezuela-una-Naci%C3%B3n-que-est%C3%A1-de-Parto-1877327449224955/